El e-commerce, un factor decisivo en el mercado inmobiliario industrial

22/05/2019 | Noticias y tendencias del sector

Imatge

El estado de las naves y suelos industriales en Cataluña evoluciona constantemente. En los últimos años, la lenta pero progresiva recuperación económica y el empuje de los negocios digitales han sido los dos factores que más han influido en el sector industrial. Pere Masachs ha participado de nuevo como experto en el programa Econòmix de Víctor Bottini para comentar las tendencias del sector.

Uno de los cambios más destacados que se comentó durante la entrevista es el considerable incremento de la demanda de suelo industrial en el 2018, entre un 10% y un 12% anual, en gran medida a causa de la revolución del comercio electrónico. Por ejemplo, la creación de un clúster logístico en Cataluña comportará la creación de 350.000 m2 nuevos para uso logístico, aparte de todas las empresas e-commerce que buscan opciones de almacenamiento lo más cerca posible de zonas urbanas, para ganar rapidez y reducir costes en la entrega de los pedidos.

De hecho, el Observatorio Sectorial DBK indica que durante el 2018 los ingresos derivados del e-commerce aumentaron un 20%. Según Pere Masachs, «el e-commerce no parará de crecer en los próximos años, veremos un cambio radical en el sector».

Esta mejora de la actividad económica ha comportado, como era de prever, una subida de los precios que ronda el 17%-18% tanto en alquiler como en venta. En Barcelona los precios de suelo logístico e industrial todavía están por debajo de muchas ciudades europeas, pero se está encareciendo por el «efecto puerto», ya que muchas mercaderías cada vez se fabrican a nivel más global y se transportan preferentemente por mar. Esto implica a su vez más necesidad de espacios logísticos para almacenaje.

Este incremento de la demanda tanto de suelo logístico como industrial reduce todavía más el parque industrial disponible en Cataluña, un problema que Masachs ya ha mencionado en varias ocasiones.

El problema, por otra parte, es que es difícil mejorar la eficiencia de los polígonos ya existentes, ya que la mayoría se concibieron para pequeñas y medianas empresas. Por lo tanto, tienen calles estrechas y ocupaciones entre el 90% y el 100%, mientras que las empresas logísticas necesitarían calles amplias y ocupaciones alrededor del 50%-60%. Así, los polígonos urbanos no se pueden transformar, y los polígonos de nueva creación que se están construyendo adaptados a estas nuevas necesidades logísticas los están ejecutando fondos de inversión inmobiliaria internacionales.

Esto, por otra parte, va en detrimento de las empresas industriales, que no encuentran espacios adecuados, y los pocos que encuentran son logísticos, y por lo tanto a precios más elevados.

Otra consecuencia de este escenario es que los empresarios empiezan a comprar naves industriales en vez de optar por el alquiler, ya que el crecimiento es constante y estable, y el crédito se empieza a abrir de nuevo.

Otra tendencia a destacar es la búsqueda de alternativas eficientes, tanto a nivel económico como productivo o medioambiental. Un ejemplo de ello es el uso cada vez más extendido de placas fotovoltaicas para el autoconsumo energético en empresas industriales. Este interés se ha acentuado de forma muy marcada en los últimos dos años, sobre todo gracias a los cambios en la normativa que afecta al autoconsumo energético.

Podéis escuchar la entrevista completa aquí, a partir del minuto 45:20.

Entrades relacionades

Ofrece tu inmueble