13 consejos para planificar el traslado de una nave industrial

13 consejos para planificar el traslado de una nave industrial

Los traslados, ya sea a nivel personal o de empresa, suelen provocar algunos dolores de cabeza en el mejor de los casos. Pero si hablamos de una nave industrial, el traslado puede ser todavía más estresante y problemático. 

Pero con una cuidadosa planificación, el traslado puede que comporte los mínimos inconvenientes posibles, y no interrumpir, o hacerlo muy poco, nuestra operativa diaria. La planificación es esencial, y cuanto más detallada sea y con más tiempo se haga, mucho mejor. En este artículo te damos algunos consejos e ideas para facilitarte el cambio de nave industrial.

 
  1. Asigna a una persona o persones responsables del traslado, y dales el tiempo y los recursos necesarios para llevarlo a cabo.
  2. Fija el día o días del traslado con suficiente antelación. Valora cuándo tendrá menos impacto de cara a clientes y proveedores, y si necesitas que los trabajadores estén o no (en el caso de que lo haga una empresa externa).
  3. Calcula cuánto tiempo total hace falta para trasladarse, y si es mejor hacerlo de golpe o se puede hacer gradualmente, en diferentes días.
  4. Organiza con tiempo el personal que tiene que participar, si es en día laborable para que no tengan otras tareas o reuniones programadas, y si es en día festivo para que puedan organizarse ellas.
  5. Valora si lo haces con una empresa especializada, con personal propio, o con una combinación de ambas. Por ejemplo, puedes contratar una empresa de traslados, pero la instalación de maquinaria quizás la tienen que hacer tus técnicos.
  6. Calcula los cambios del nuevo espacio respecto al antiguo: Distribución, columnas, geometrías... Quizás no todo el mobiliario se adapta bien al nuevo lugar y hay que tener claro dónde colocaremos cada cosa.
  7. Revisa antes las instalaciones, infraestructuras, cableado..., quizás faltan enchufes o conexiones de red en sitios clave, o que haga falta reparar algunas cosas antes de trasladar todo el material y la maquinaria.
  8. La conectividad y la telefonía suelen ser uno de los puntos más complejos: Asegúrate de que las empresas proveedoras están informadas con tiempo del día que estos servicios deben cambiar de ubicación.
  9. Planifica dónde va cada cosa, y marca y embala bien todo el material, cajas, herramientas..., antes de llevarlo a la nueva ubicación y tenerlo que colocar.
  10. Una buena idea es aprovechar el traslado para hacer limpieza de cosas innecesarias que se hayan acumulado a lo largo de los años. Piensa si hacen falta contenedores o sacos de reciclaje.
  11. Programa las comunicaciones a tus clientes. Es recomendable informarlos con una cierta antelación del cambio de dirección, y quizás también del día o días que estaréis inoperativos (si es el caso) a causa del traslado.
  12. Quizás es una buena idea contratar un seguro para el traslado, especialmente en casos de traslado de maquinaria y/o materiales de coste elevado.
  13. Puedes aprovechar el traslado para hacer inventario antes o después, y actualizar los stocks.