¿Cómo determinamos el precio de alquiler o venta de una nave industrial?

¿Cómo determinamos el precio de alquiler o venta de una nave industrial?

Una de las consultas más habituales, tanto por parte de quien quiere alquilar o comprar una nave industrial como por quien tiene una nave que ofrecer, es qué criterios tiene que aplicar en la fijación del precio, o cómo saber si el precio que se pide por una nave está dentro de los parámetros del mercado.

Si entramos en los criterios de fijación de precios, hay dos formas de hacerlo: la valoración relativa, y la de descuento de flujos de caja (esta última la podéis encontrar detallada en este enlace, y solo la puede realizar el propietario de la nave, que es quien dispone de la información necesaria).

La valoración relativa para fijar el precio de una nave industrial puede ser menos precisa, pero es la más habitual.

En este caso, en primer lugar, se lleva a cabo una comparativa con naves de la misma zona y condiciones similares, para ver a qué precios se están ofreciendo. Es muy importante tener presente que el precio de mercado es el precio que se paga, no el precio que se pide. Es decir, si miramos solamente las ofertas en diarios o webs, veremos el precio que fija el propietario, no el que finalmente se ha pagado, o si realmente la han podido alquilar o vender a aquel precio.

Lo mejor para tener datos fiables es hablar con profesionales de confianza que nos puedan indicar a qué precios se han cerrado operaciones similares en la zona.

A modo orientativo, los factores que influyen en la valoración relativa son:

–      La zona donde se ubica la nave: Se tiene en cuenta tanto la localización como la zona geográfica. Por ejemplo, no es lo mismo una nave en Barcelona ciudad o en el área metropolitana, ni en la primera corona (que incluye las dos anteriores) o la segunda o tercera coronas.

–      La situación dentro de la ciudad: Si está en una zona céntrica (que puede tener limitaciones de actividad o licencias), en una zona industrial con suficientes servicios e infraestructuras, cerca de las principales conexiones de transportes...

–      El tamaño y el estado de la nave: Planta, altura, estado de las instalaciones y suministros...

–      La tendencia del mercado: Actualmente el mercado de naves industriales tiene más demanda que oferta, especialmente en determinadas zonas, lo que suele hacer variar los precios de referencia.

Además, también influyen criterios menos objetivos, como la percepción del propietario del estado del mercado o la prisa que tenga por alquilar o vender. En el primer caso, nos podemos encontrar con precios muy o poco por encima de los precios de mercado de la zona; en el segundo, podemos encontrar alguna oferta interesante que se ajuste a lo que estamos buscando a un precio muy adecuado.

En resumen, es cierto que no hemos dado unos criterios cerrados para determinar al céntimo cuál es el precio más adecuado a pedir o pagar por una nave industrial en concreto. Esto requiere un análisis del mercado y del entorno, con información que se actualiza constantemente según las tendencias y movimientos del sector. Por lo tanto, lo que os recomendamos es que preguntéis a un asesor de confianza, que conozca el sector industrial y que tenga información suficiente y, sobre todo, actualizada.