La normativa contra incendios en naves industriales

La normativa contra incendios en naves industriales

Las medidas de protección contra incendios en naves industriales nos ayudan a garantizar no solo la protección de la nave en si y de los materiales y maquinaria que contenga, sino especialmente la seguridad de las personas que trabajan en ella.

Por ello, la normativa impone un amplio abanico de medidas para prevenir los incendios y, en el caso de que se produzcan, evitar su propagación y facilitar la extinción, así como prevenir los daños materiales y las víctimas.

Sin embargo, tanto la normativa aplicable como las medidas específicas a aplicar a cada nave dependen, en una primera instancia, de la actividad a la que se destine la nave, y en segunda a la medida (metros cuadrados). Es pues una casuística bastante amplia, por eso en este artículo intentaremos ofrecer solamente una aproximación general al tema.

Medidas de seguridad pasiva

De entrada, si tenemos una nave con actividad industrial, entendida como cualquier tipo de actividad de transformación de materia prima, incluyendo el embalaje y el reciclaje, deberemos tener en cuenta en primer lugar el CTE (Código Técnico de Edificación), que afecta básicamente a las características estructurales del edificio. 

Son lo que se suele llamar medidas de seguridad pasivas, que afectan al proyecto, construcción, uso y mantenimiento de la nave industrial, y que están recogidas en el Documento Básico (DB-SI) del Código Técnico.

En la protección pasiva es muy importante ignifugar, es decir, mejorar la capacidad de tolerancia al fuego de determinadas partes estructurales de la nave. La ignifuguidad se puede conseguir a través de los materiales que se utilizan en la construcción de la nave (con aditivos a la fabricación del propio material), o añadiendo posteriormente un recubrimiento ignífugo a partes ya construidas.

Por ejemplo, las naves industriales deben estar sectorizadas, es decir, estar aisladas con muros contra incendios (ignífugos) respecto a las naves vecinas. En función de la actividad, determinadas áreas de la nave también se deben sectorizar. Las estructuras metálicas también se tienen que ignifugar.

Podríamos decir que las medidas de protección pasiva intentan mejorar la resistencia estructural del edificio ante un incendio y asegurar las vías de evacuación.

Medidas de protección activa

Las medidas de protección activa se refieren al conjunto de instalaciones de protección contra incendios, que tienen la misma finalidad que las medidas pasivas: Evitar que se produzcan incendios, minimizar su impacto y garantizar la seguridad de las personas en el caso de que se lleguen a producir. Están reguladas por el RSCIEI (Reglamento de Seguridad Contra Incendios en Edificios Industriales).

La normativa refiere una serie de medidas técnicas, pero cuáles y en qué medida son necesarias depende a menudo del tamaño de la nave y de la actividad que se desarrolle en ella.

Orientativamente, la lista de medidas de protección contra incendios que pueden ser necesarias en una nave industrial son las siguientes:

  • Sistemas de detección y de alarma contra incendios.
  • Sistemas de abastecimiento de agua contra incendios.
  • Sistemas de hidrantes contra incendios.
  • Extintores de incendios.
  • Sistemas de bocas de incendio equipadas.
  • Sistemas de columna seca.
  • Sistemas fijos de extinción: Por rociado automático y agua pulverizada; por agua nebulizada; por espuma física; por polvo; por agentes extintores gaseosos; por aerosoles condensados.
  • Sistemas para el control de humo y de calor.
  • Mantas ignífugas.
  • Iluminado de emergencia.