¿Qué nos preguntan los clientes antes de comprar o alquilar una nave industrial?

¿Qué nos preguntan los clientes antes de comprar o alquilar una nave industrial?

Una de las dudas más habituales a la hora de comprar o alquilar una nave industrial es, curiosamente, sobre lo que nos preguntan los demás clientes: “¿Me estoy olvidando preguntar algo importante?”. A veces sencillamente no nos atrevemos a hacer según qué pregunta, o nos viene a la mente cuando esa parte del proceso ya está cerrada y no nos parece que toque hacerla.

Por ello, hemos querido compartir con vosotros las preguntas más frecuentes que nos suelen hacer los clientes justo antes de comprar o alquilar una nave.

Lo más habitual es que la persona haga una búsqueda previa por Internet y pase por los polígonos industriales a ver qué hay disponible, y después nos consulte sobre una o unas pocas naves preseleccionadas que le encajen por tamaño y por ubicación. En esta primera búsqueda de información es importante tener en cuenta estos 10 consejos básicos a la hora de comprar o alquilar una nave industrial.

Ante la nave seleccionada surgen las preguntas quizás más significativas, las que harán que la operación se lleve a cabo o no. Estas preguntas cambian si el objetivo de la operación es una compra o un alquiler.

Preguntas frecuentes a la hora de comprar una nave industrial 

1. ¿Cuál es el precio de la nave? Aunque aparece el primero de la lista, realmente el criterio del precio suele ir detrás del tamaño y de la ubicación (que se aplican en la preselección de la nave). Hay que tener en cuenta que el precio está condicionado por el estado de la nave, por lo tanto es muy probable que lo que nos ahorramos en la compra lo tengamos que invertir en obras y acondicionamiento. Por ello, siempre recomendamos buscar una relación calidad-precio correcta y asumible para la empresa, y no el precio más barato sin más.

2. ¿Hay posibilidades de negociación? En cualquier caso, siempre es una buena pregunta a formular. En función de las necesidades y de la prisa del vendedor, podemos negociar una rebaja más o menos significativa en el precio. Nuestra recomendación es que la oferta que se presente al vendedor sea razonable y esté argumentada. Según nuestra experiencia, las negociaciones elegantes y bien llevadas, sin trucos ni presiones, consiguen acuerdos más beneficiosos para ambas partes.

3. ¿La nave cumple con la normativa? Es una información clave que el comprador necesita tener antes de cerrar la operación. Por ejemplo, hay que consultar la normativa municipal para ver qué actividades se pueden llevar a cabo donde está ubicada la nave, ya que algunas pueden estar restringidas, o si la nave cumple con la normativa antiincendios vigente.

4. Si la nave se compra como inversión, es importante la rentabilidad. En este caso, la operación se suele hacer a través de agencia, y el comprador-inversor quiere saber si la nave está en una zona de alta demanda, cuáles son los precios de mercado donde está ubicada, y si hay actuaciones municipales previstas para dinamizar la zona, como la mejora de las comunicaciones o la urbanización de terrenos cercanos.

Preguntas frecuentes a la hora de alquilar una nave industrial 

1. ¿Cuál es el precio del alquiler? Como en el caso de la compra, el precio es un criterio que se suele valorar después de buscar la zona y el tamaño aproximados que necesita la empresa. En este punto es importante valorar también los incrementos anuales o periódicos que pueda tener el alquiler de la nave por contrato, o las condiciones de renovación. 

2. ¿Cuál es el estado de las instalaciones? Esta suele ser una pregunta crucial para el arrendatario, especialmente si se tiene que hacer cargo de las reparaciones y el mantenimiento, aunque esto no suele ser lo más habitual. Pero las incidencias derivadas del mal estado de las instalaciones sí que le pueden perjudicar o demorar en su actividad diaria. Por este motivo, las naves en buenas condiciones y con instalaciones renovadas se suelen alquilar con más facilidad y a un precio más elevado.

3. ¿La nave cumple con la normativa? En el caso del alquiler el hecho de estar al día con la normativa vigente, como la municipal o la normativa antiincendios, es esencial. Por ejemplo, una consulta muy frecuente es el tipo de actividades permitidas por normativa municipal en la zona donde se encuentra la nave.

4. ¿Habrá carencia para poder hacer el traslado? Esta pregunta es relevante cuando se trata de un cambio de ubicación o una ampliación de negocio, por ejemplo. Los traslados de empresas industriales suelen ser complejos, sobre todo si tienen producto almacenado, máquinas de producción, etc. Por ello, la carencia es un factor a valorar en esta fase del proceso de negociación.

Una vez hemos resuelto estas dudas, podemos entrar en detalles sobre el contrato o la propia nave, pero si conseguís resolver estos temas de forma satisfactoria, ¡tenéis ganada la parte más difícil del camino! En cualquier caso, siempre tenéis la opción de contar con una inmobiliaria profesional y con experiencia que os asesore, averigüe por vosotros esta información y os ayude en la negociación.