¿Se ha acabado el mercado para las inmobiliarias locales?

Hace unos días fue noticia la fusión de Cushman & Wakefield y DTZ, una operación que ha generado mucho debate sobre lo que significa para el mercado inmobiliario más local.

¿Se ha acabado el mercado para las inmobiliarias locales? Hace unos días fue noticia la fusión de Cushman & Wakefield y DTZ, una operación que ha generado mucho debate sobre lo que significa para el mercado inmobiliario más local.

La nueva compañía, una vez consolidada la fusión, estará al nivel de referentes del sector como CBRE y JLL. Según los informes, tendrá unos ingresos de más de 5.500 millones de dólares y gestionará más de 400.000 millones de metros cuadrados en todo el mundo. El presidente ejecutivo de DTZ Brett White y futuro presidente y CEO de la empresa fusionada indica que no solo es una cuestión de tamaño, sino que quieren diferenciarse «por la experiencia local y un servicio profundo al cliente».

Pero, ¿el tamaño importa? Sí, y las pequeñas y medianas inmobiliarias locales lo saben. La proximidad y el trato de confianza con el cliente son clave, porque este a menudo busca un asesoramiento más allá del estrictamente inmobiliario: Saber qué zonas son más adecuadas para su negocio, cuáles crecen y cuáles quedan demasiado alejadas de su público objetivo, e incluso las políticas locales que pueden afectar a su negocio. Muchos factores que requieren un profundo conocimiento del entorno, tanto de la geografía urbana en sí como de los comportamientos de la población y las políticas locales, entre otros.

Roser Figuerola, adjunta a Dirección de Masachs, comenta que «cuando la gente viene a Masachs busca algo más que unas indicaciones técnicas, quiere orientación y consejo a nivel de negocio. Y esto solo lo puede proporcionar una persona del lugar donde se quieren ubicar. Por este motivo, nuestro equipo actúa como consultores industriales, no solamente comerciales, y buscamos además que sean del lugar donde comercializamos las naves y oficinas, para que tengan este conocimiento más sensible sobre el entorno».

Así, existe todavía una gran necesidad en el mercado de pequeñas y medianas inmobiliarias que puedan dar este servicio más cercano a las empresas, un espacio para crecer y consolidarse. ¿Son entonces las fusiones de las grandes compañías inmobiliarias una oportunidad? Podemos pensar que sí.

Fuentes: Spanish Real State e Idealista.