El Euribor marca un mínimo histórico en agosto, y da aire al mercado de las naves industriales

El Euribor marca un mínimo histórico en agosto, y da aire al mercado de las naves industriales

Después de las vacaciones, el mercado inmobiliario nos trae buenas noticias: el Euribor cierra el mes de agosto con un mínimo histórico de 0,161%. ¿Qué significa esto para el sector de las naves industriales? Pues que empieza a ser un buen momento para comprar.

Antes de julio el Euribor ya había sufrido una caída durante catorce meses consecutivos, y todo parece indicar que, si no continúa bajando, por lo menos se mantendrá.

¿Entramos en una fase de estabilidad económica?

El experto analista de XTB, Javier Urones, comenta que «el entorno de estabilidad económica que se respira en Europa está siendo clave para ayudar a mantener este índice tan bajo». Si, como parece, esta tendencia bajista continúa, será un factor clave para la reactivación de las economías de la Eurozona.

Las previsiones de este experto de cara al mes de septiembre son cautelosas, plantea que el comportamiento será parecido al del mes de agosto, ya que cada vez es más difícil rebajar el interés exigido, y por lo tanto el Euribor estaría cerca de tocar suelo. A pesar de ello, de momento se percibe una tendencia a mantener este índice bajo, según los meses anteriores.

La compraventa de naves industriales, reactivada

En el sector que nos ocupa, y concretamente en relación a la compraventa de naves industriales, empieza un buen momento para realizar operaciones, bien como adquisición para el propio negocio o empresa, bien como a producto de inversión.

De hecho, como ya apuntábamos en una noticia anterior, el 2015 apunta una creciente recuperación del mercado inmobiliario. Aunque ha aumentado mucho más el alquiler de naves y locales que la compra, parece que cada vez se valora más la adquisición de naves como producto de inversión, en los últimos cuatro años las ventas se han incrementado progresivamente hasta cuadruplicarse.

En resumen, un buen momento para replantearnos aquellas operaciones inmobiliarias que teníamos en mente o paradas.

Fuente: El País